Ecografía morfológica

Qué es la ecografía morfológica

La ecografía morfológica o escáner de la semana 20, se llama así porque es una cita prenatal a la que se debe acudir entre la semana 18 y 23 de embarazo.

Esta ecografía también se suele llamar escáner de anomalías o anatómico pues se examinan con detalle determinados aspectos importantes en el desarrollo físico del bebé. Alrededor de estas semanas los órganos del bebé ya están bien desarrollados y formados de manera visible en la ecografía.

Por eso, si te han citado para la ecografía demasiado pronto, lo más normal es que tengas que volver a repetir la ecografía debido a que no se ven claramente todos los órganos del bebé.

Al ser un examen físico del bebé, no es un buen indicador para detectar otras anomalías del bebé como las cromosómicas. Por eso no es un examen fiable para detectar Sindrome de Down.

Qué se ve en la ecografía morfológica

La ecografía morfológica se lleva a cabo para analizar con detalle los órganos del bebé y asegurarse de que el embarazo se está desarrollando de manera normal.

En la mayoría de los casos el ecografista te confirmará que el bebé se está desarrollando con normalidad. Si se viera alguna anomalía en el escáner, se concertarán ecografías de seguimiento durante lo restante del embarazo.

Lo que se suele examinar es:

  • Cerebro y cerebelo
  • Columna, para descartar espina bífida por un defecto en el cierre del tubo neural o agenesia sacra
  • Cara, donde se examinan frente, ojos, nariz, labios y orejas.
  • Tórax, para analizar los pulmones y el corazón. Se controla el ritmo cardiaco y se descartan malformaciones coronarias.
  • Estómago y diafragma
  • Los riñones y la vejiga para comprobar que el bebé tiene ambos riñones y descartar bloqueos a la vejiga
  • Brazos y pies. Se examinan que estén presentes ambos brazos y piernas y se miden los huesos húmero en el brazo y fémur en la pierna.
  • Cordón umbilical, para comprobar que tiene tres vasos, dos arterias y una vena.

Medición del bebé

Ecografía morfológica 20 semanas

Una de las cosas que más nos llama la atención a las embarazadas es que, de repente, vemos que nuestro bebé ya no cabe entero en la pantalla al hacer la ecografía. Ya no se medirá al bebé como se ha venido haciendo hasta ahora (de la coronilla a las nalgas).

A partir de esta ecografía es más que probable que se empiece a medir al bebé a través de fórmulas matemáticas midiendo el diámetro biparietal, la circunferencia de la cabeza, la circunferencia abdominal y el fémur. Por eso a partir de ahora verás la longitud del fémur en la mayoría de los informes.

La placenta y el líquido amniótico

En esta ecografía se estudia la placenta por dos motivos: confirmar que se ha desarrollado una placenta normal y ver que no obstruye el cuello del útero. Una placenta baja no significa riesgo por el momento. De forma natural, durante el tercer trimestre la placenta se desplaza hacia arriba dejando paso a medida que crece el útero.

Si a lo largo del embarazo la placenta sigue baja se puede dar lo que se conoce como placenta previa, que requiere un mayor control hasta el nacimiento.

También se controla la cantidad del líquido amniótico para comprobar que no haya mucho o demasiado poco.

El sexo del bebé

Embarazo. Sexo del bebé

La ecografía morfológica ya es capaz de determinar el sexo del bebé, a no ser que esté girado o con las piernas apretadas.

Muchas embarazadas aprovechan este momento para empezar a hacer las primeras compras de ropa o accesorios para el bebé.

Si no quieres conocer el sexo del bebé y prefieres descubrirlo en el momento del parto, es recomendable que lo comentes al ecografista al inicio de la cita. Algunos centros tienen la política de incluir el sexo del bebé en el informe que te van a entregar al final de la ecografía.

Espero haberte ayudado a aclarar dudas sobre la ecografía morfológica.

 

Dieta en el embarazo. Embarazo saludable en PDF

¿Sabías que lo que comes en el embarazo afecta a la salud futura del bebé?

Consigue el eBook para una óptima dieta en el embarazo «Embarazo saludable. Menú semana a semana».

Con el eBook Embarazo Saludable conseguirás un total de 252 menús elaborados en base a las necesidades nutricionales de cada semana de gestación. Conseguir un embarazo saludable es importante ya que puedes influir en la salud propia y la de tu bebé.

Ahora, por tiempo limitado a un precio de sólo 12,90€